martes, 17 de agosto de 2010

Heliogábalos (Sibarita)


Heliogábalo no creo que halla tenido mucha fortuna, pero sí mucha locura.

Heliogábalo decidió comer carne de fénix, a fin de conseguir la inmortalidad. Comió un Ave del Paraíso la que fue enviada a su mesa como si fuera el ave Fénix, aunque ironías de la vida, moriría muy pronto.


Vario Avito Casiano, Marco Aurelio Antonino Augusto o Heliogabalus
(Emesa, Siria, 203 – Roma 11/1/222)

Personajes relacionados

Padre: Sexto Vario Marcelo
Madre: Julia Soemia Basiana
Tía: Julia Mamea
Tío: Marco Julio Gesio Marciano
Primo: Marco Aurelio Severo Alejandro 
Abuela: Julia Mesa
Tutor: Gannys
Esposas:
Julia Cornelio Paula
Virgen Vestal Aquilia Severa
Annia Faustina
Amantes:
Hierocles
Zotico

Predecesor: Macrino
Sucesor: Marco Aurelio Severo Alejandro 


Datos obtenidos

Emperador romano desde 218 a 222, era conocido por sus excesos culinarios, extravagancias y por sus aficiones a los deleites homosexuales, en los que siempre tomaba la parte pasiva. Heliogábalo no ocultaba su homosexualidad, sino que, por el contrario, solía hacer alarde de ellas en las festividades y eventos que, con cualquier pretexto, tenían lugar en los magníficos salones de su palacio. Lo asesinaron en una letrina, atragantándolo con excremento.

Datos de interés

En Roma nadie se atrevía a rechazar una invitación para cenar con el emperador. Lo mejor que se podía esperar era una velada de lo más desagradable; lo peor una muerte particularmente indigna. Porque el joven emperador dedicó su corto reinado a gastar pesadísimas bromas a algunos de sus infortunados súbditos.

Una de sus diversiones predilectas era invitar a cenar a los siete hombres más gordos de Roma. Se les sentaba en almohadones llenos de aire que eran pinchados de improviso por unos esclavos, derribando al suelo a los obesos comensales. A otros invitados se les servía comida artificial elaborada con cristal, mármol y marfil. La etiqueta exigía que la comieran.

Para un banquete él tenía 600 cerebros de avestruz preparados para su consumo y se disponía de 22 platos diferentes para el servicio. Una de sus extravagancias era que alimentaba a sus perros con foi gras.

Cuando se servía auténtica comida, los invitados debían estar preparados para encontrar arañas en la gelatina o excremento de león en la repostería. Quien comía demasiado y se quedaba adormilado podía despertar en una habitación llena de leones, leopardos y osos. Si sobrevivía a la impresión pronto descubría que los animales estaban domesticados

Ordenó recaudar los impuestos de herencias a un mulatero, a un corredor, a un cocinero y a un cerrajero.

Capturó una ballena y la pesó, haciendo servir a sus amigos una cantidad de pescado proporcional al del peso de aquella

Con el objeto de convertirse en el sumo sacerdote de su nueva religión, Heliogábalo se hizo circuncidar. Herodiano relata que forzó a los senadores a contemplar su danza ante el altar de Deus Sol Invictus al toque de tambores y címbalos, y cada solsticio de verano celebró un gran festival en honor de la deidad, que se hizo muy popular entre las masas porque se distribuía comida en abundancia.

Heliogábalo desarrolló entre sus contemporáneos una reputación de excentricidad, decadencia y fanatismo que fue probablemente exagerada por sus sucesores y rivales políticos. Inmediatamente después de su muerte comenzó una campaña de propaganda contra Heliogábalo, atribuida tradicionalmente a Julia Avito Mamea Circularon sobre él muchas historias denigrantes y falsas, y sus excentricidades pueden haberse exagerado.La más famosa de ellas, inmortalizada en una pintura del S. XIX, “Las rosas de Heliogábalo”, es que asfixió a invitados de una cena con una masa de «violetas y rosas» que lanzaban desde arriba

Plato relacionado

Pollo de Vario Heliogábalo
Poner a cocer el pollo en una salsa de "garum", aceite y vino que sazonaréis con un ramillete verde de puerros, coriandro y ajedrea. Una vez cocido el pollo, machacar en un mortero pimienta y piñones de piña, derramar sobre estas especias dos cyathes (Unidad de medida equivalente a 45 mililitros, aproximadamente una cucharada) del jugo de cocción, del que habréis quitado el ramillete. Añadir leche cuidadosamente; después cubrir el pollo con esta salsa y ponerlo a hervir. Añadir claras de huevo batidas. Colocar el pollo en una bandeja y bañarlo con la salsa. Esta salsa se llama salsa blanca.


Alimentos relacionados

Aceite
Ajedrea
Avestruz
Coriandro
Foie gras
Huevos
Leche
Piñones
Pollo
Puerro

Retroenlace

Blog Le Noble, Desarrollos culinarios
La Gula y la cocina
La Lujuria y la cocina

Les recomiendo consultar estos excelentes blogs y páginas Web (Me he nutrido de ellos cubriendo mi ignorancia, humildemente gracias!!)

Video
Publicar un comentario en la entrada